Bienvenidos a este vuesto blog.

jueves, 2 de mayo de 2013

Escribir erótica es como hacer la lista de la compra...

... O eso es al menos la impresión que dá cuando una lee comentarios que pululan por la red, quejándose de que ahora sólo se edita este género (tan ninguneado con anterioridad)
Bien, pues yo, fan reconocida desde mi 70% de lectora y mi 30% de escritora, he pensado mucho en ello y lejos de enfadarme me he puesto a reflexionar comparando la erótica con otros géneros románticos.

Y he llegado a la siguiente conclusión, escribir romántica histórica está "chupao", porque coges un acontecimiento relevante de la historia, en donde ya tienes la trama, personajes ilustres, ambientación, te copias la cronología e introduces a tu parejita feliz y ¡zas! novelita terminada, además podrás rellenar y rellenar capítulos contándonos cómo era la casa, cómo se vestía ella, cómo se vestía él, cuántos libros había en la biblioteca, cómo era el coche de caballos... o sea coser y cantar.
Y si elegimos regencia, ahí sí ya que es un juego de niños, un lord vicioso y una virgen etérea y tracatrá, trescientas páginas del tirón, además la noche de bodas es facilísima de escribir: Y entonces él la beso, a la mañana siguiente...

Con la novela paranormal he llegado a la misma conclusión, y además en este caso como todo el inframundo te lo inventas según tus necesidades, pues aún mejor, te ahorras el copiar y pegar de la wikipedia; con tal de tener bichos raros que vuelen, muerdan, maten y se transformen, punto pelota. Eso sí, hay que acordarse de que los enamorados sean de la misma especie para poder arrejuntarlos un poquito. De no ser así imprescindible un ser superior que todo lo puede y arregle el acoplamiento, no nos vayamos a quedar sin escenita hot.

¿Y qué decir de la romántica contemporánea? Oh, está sí que es fácil, dos personajes, una oficina, un vecindario o un colegio mayor. Tres miradas de cordero "degollao", dos malos entendidos, mucha ropa de marca, cenas de lujo y catapún, novela finalizada.
Eso sí, acordarse de que él tenga unos vaqueros desteñidos de tiro bajo para cuando al final vaya a recuperar su amor pueda dejar el traje en la tintorería.

Por supuesto las historias de intriga son coser y cantar, un malo, a ser posible psicópata norteaméricano (que allí andan más zumbados que en Europa) una joven pero decidida investigadora, del FBI, un sospecho cañón al que "vigilar", releer el silencio de los corderos, y listo, novela guapa, guapa.

Y para quienes desean animarse con la erótica y así conseguir que les publiquen , nada, esto es todavía más fácil, un desnudo integral, un machoman con vaso de tubo de serie, follador experimentado y una chiquilla, deseosa de tener una experiencia religiosa, unos látigos, esposas o la pala de pin-pon (de adorno o como complemento), culo en pompa y tres o cuatro zas, zas. Eso sí, acordarse de no escribir todo con eufemismos, que queda feo. De vez en cuando una polla para que la gente no se despiste.

¿Verdad que no es tan fácil?

Quienes escriben histórica se subirán por las paredes, al igual que el resto, me tacharán de flipada o algo peor, pero todo esto (tratado con un gran sentido del humor, of course) no hace más que poner de relieve algo fundamental, escribir una historia, sea del género que sea, cuesta tiempo y esfuerzo, horas sentada delante de tu ordenador encajando piezas y construyendo unos personajes.

Cierto que jode el rechazo editorial, y veo que ahora las editoriales han encontrado una nueva "coletilla" para rechazar lo que nos les interesa. Si antes era el silencio o el consabido: "Nos gusta cómo escribe, es una novela original, divertida, pero no entra en nuestros planes editoriales" ahora se refugian en ¿Es erótica?

No hace mucho, a una novela erótica y/o lista de la compra directamente la rechazaban con el argumento de "eso no se puede publicar, rebaja las escenas y veremos"  ahora (por fin) eso ha pasado a la historia.

Ni qué decir tiene que muchos autores siguen en su línea pre-boom erótico y les va fenomenal, así que cuestionar el éxito del FCF* o su supuesta "facilidad" carece de lógica.




FCF: folleteo con fundamento.

8 comentarios:

  1. Interesante entrada, a mi personalmente si es una buena historia con personajes interesante y una trama que tenga sentido y enganche no me importa el boon en erótica. Lo que si que puede cansar un poco, y a mi personalmente me pasa, es que se escriba erótica siempre sobre el mismo tema y las personalidad de los personajes sea la misma, pero aún así si la forma de escribir de la autora me gusta y la trama está bien construida y hay más que simples escenas de sexo sin ton ni son, no me importa leerlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Noe
    Felicidades por esta gran entrada en el blog. Coincido plenamente contigo tanto en la forma como en el fondo. Escribir romántica, sea del género que sea, está mal visto porque al parecer es fácil. Escribir una novela de misterio sí que es difícil, dónde vas a parar... Pero yo me pregunto, ¿qué es más difícil? ¿Describir un asesinato y que resulte sangriento?, ¿o describir los sentimientos de alguien y que resulten creíbles? Para mí la repuesta es obvia, las dos cosas son igual de difíciles y se merecen el mismo respeto. El boom de la erótica es fantástico, todo lo que sirva para que la gente lea más es bueno, y sí, si sirve para que se vendan más libros, mucho mejor. Tanto dá si es romántica histórica o paranormal, contemporánea o erótica, si la historia de amor es buena y está bien escrita (algo mucho más difícil de lograr de lo que la gente cree) la novela emocionará al lector. Y eso, en mi opinión, se merece muchísimo respeto. Y cualquiera que intente frivolizarlo comete un error y pone en evidencia que nunca ha leído un buen libro.

    ResponderEliminar
  3. Yo de lo que estoy verdaderamente cansada, es de leer una y otra y otra vez más de lo mismo. Erótica es un género que se repite y se pisa, y muy pocas autoras han sabido sacar la novela erótica del esquema sin que deje de ser una novela erótica (hacerlo con calidad, quiero decir). Parece que es como dice el post, "como escribir la lista de la compra", que cualquiera puede intentarlo y lograrlo con más o menos elegancia...

    Y más me extrañan cómo es que se vende tanto, cuando después de leer cuatro o cinco títulos de distintos autores (o del mismo autor) me he encontrado que el patrón de las historias es siempre el mismo, o casi siempre. En fin. Es lo que hay ahora, es el boom. Hace dos años, el boom era la romántica paranormal...

    Esto va por temporadas, parece xDDD

    Un abrazo, muy buena la reflexión.

    Mel
    http://ladywolvesbayne.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho tu artículo, Noe. Creo que tienes razón en que en buena parte por el boom, corre una especie de inquina hacia la erótica, es lo malo del éxito, peor era cuando lo ignoraban, ¿no? Y por supuesto estoy de acuerdo en que escribir erótica, buena erótica es muy difícil, y salirse de los cliches más todavía. Pero si luego resulta que lo que gusta son los clichés y el más de los mismo, tanto en histórica, como en erótica, como en actual, ¿a quién podemos criticar?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No creo que un género sea más fácil que otro, como dices toda historia necesita su tiempo, pero sí es verdad que hay diferentes tipos de libros de erótica. Hay algunos que sólo son escenas de sexo (mejor o peor llevadas) y que sirven para entretener un poco al lector, y hay otros que sí intentan meter algo de historia.

    Lo que está pasando ahora mismo es que estamos saturadas de erótica. El boom ha hecho que apuesten por muchas autoras, pero también ha conseguido que los lectores se sobrecarguen de lo mismo y eso a la larga es un inconveniente. En verdad, si la cosa sigue así pasará como ocurrió hace unos años con los libros sobre vampiros, que saturaron tanto el mercado que luego llegó un momento en el que las mismas editoriales no aceptaban manuscritos de ese tipo porque los lectores ya habían quedado "hartos".

    besos <:}

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con esta frase tuya: "escribir una historia, sea del género que sea, cuesta tiempo y esfuerzo, horas sentada delante de tu ordenador encajando piezas y construyendo unos personajes". Añadiría, dotándolos de sentimientos, dibujando su alma, haciéndolos distintos entre sí...

    Eso, para que algunos lectores no sean capaces de ver más que en la superficie, puede parecer como hacer la lista de la compra, pero que se pongan, si son capaces.

    Con la erótica pasa como con cualquier género que tenga un éxito tan grande: la gente se acaba cansando y busca otra cosa. Como dicen en otro comentario, pasó con los vampiros, en otro momento con la ciencia ficción...

    Es inevitable.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo personalmente llevo mucho tiempo cansada de que se menosprecie el género. Muchos se escudan en que la romántica es igual leas lo que leas, y esto no me parece justo. ¿Cuántos libros de juvenil o de suspense son más de lo mismo? Pues como con la romántica, la mayoría.

    Yo disfruto mucho tanto con romántica como con juvenil, y si bien es cierto que me cansa el boom editorial que está habiendo ahora con el género (pero me cansan todos los boom, no este en particular), me parece una buena oportunidad para dar a conocer el género y que autoras españolas que antes lo tenían de difícil a imposible se hagan un huequito en el mundo editorial.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  8. JAJA, muy bueno el artículo.
    Cada vez soy más consciente del esfuerzo enorme que hacen los escritores de cualquier género para crear un libro y hacernos disfrutar. Hay gente estúpida en todos los ámbitos y en la literatura me da que aún un poquito más. m
    Me encanta tu blog y las reseñas de libros que haces, coincidimos bastante en gustos. Un saludo

    ResponderEliminar

Si quieres dejar un comentario, por mí genial. Pero sin insultos, sin spam ni nada que pueda ofender.
Muchas gracias.