Bienvenidos a este vuesto blog.

viernes, 20 de julio de 2012

DESAPARECIDA EN COMBATE...

Al menos es lo que parece últimamente, porque tengo el blog casi abandonado.
Pero es por una buena y justificada causa.
He estado metida de lleno en lo que será mi próxima novela publicada:

30 NOCHES CON OLIVIA.
Una perfecta combinación de romanticismo, erotismo y grandes dosis de humor.

Aquí está la portada y la sinopsis:

    Olivia quiere dar un giro a su monótona vida y buscar nuevas experiencias. Ella ansía vivir una aventura y liberarse de los cánones establecidos. Pero en el pequeño pueblo de Burgos en el que reside no abundan los hombres.

    La oportunidad de dar rienda suelta a sus fantasías se le presenta cuando aparece Thomas, un inglés estirado y prepotente al que ella no soporta, pero por el que se siente tentada y atraída.

    Las cosas se complican hasta tal punto que lo que iba a ser un apacible mes de agosto termina desembocando en un tormentoso y ardiente verano, en el que tanto Olivia como Thomas descubrirán que nadie es lo que parece...



Y toda la información está disponible en :  http://planetadelibros.com/l-69943

Por supuesto podéis ir echando un vistazo al booktrailer:





Fecha de publicación : septiembre 2012.





martes, 10 de julio de 2012

TRILOGÍA 50 SOMBRAS - E.L. JAMES

Sinopsis:
Ana Steel no es más que una estudiante de veintiún años cuando se enamora de Christian Grey, un millonario guapo y elegante de mirada penetrante. Sin embargo, Grey no es el clásico príncipe azul. Para que la relación siga adelante, Ana debe someterse por contrato a la práctica de una relación sexual sadomasoquista en la cual él será el dominante y ella la sometida. Porque Grey es un hombre cuyo pasado esconde muchas sombras pero a quien Ana, dispuesta a todo por amor, tratará de liberar de ellas.



Una trilogía compuesta por tres títulos:

50 sombras de Grey.
50 sombras más oscuras.
50 sombras liberadas.


Tres novelas que llegan precedidas por lo que yo llamaría: envidiable campaña de promoción. Debemos reconocer que la mente pensante encargada de ello ha dado en el clavo y de paso abierto los ojos a quienes no apostaban por éste género.
Otra cosa muy distinta es que lo etiqueten con el horroroso calificativo de porno para mamás, un término que podía considerarse "gracioso" (esto está cogido con alfileres) si no fuera porque de nuevo vamos a tener que soportar tonterías por doquier, ahora que ya el género de la novela romántica empezaba tímidamente a verse de otra forma.

Nos han dicho que aborda el tema de BDSM de forma explícita y muy dura, hasta he visto comentarios de lectoras diciendo que uff, las escenas son "heavy, heavy" y yo claro, me pongo a leer, preparándome para lo peor (o lo mejor, según se mire) y cuando se pone la cosa interesante veo que no es para tanto.
Evidentemente todo depente desde la óptica, si se está acostumbrada a la romántica "tradicional" (permitidme ese término a falta de uno mejor) sí, vale, es fuerte, pero si devoras los libros de Shayla Black pues ya estás más que acostumbrada.

Resulta sospechoso (y no soy la primera que lo dice) que todas nos empeñemos en buscarle defectos al libro, que si está narrado en primera persona, que si así sólo sabemos el punto vista de Ana, (bueno, al final hay unas páginas desde la perspectiva de él, son geniales), que si se ha exagerado, que si el lenguaje en hasta infantil y repetitivo, que si está redactado con frases muy cortas... da igual, nos ha enganchado pero bien además.

Cuando lees cualquiera de los tres tomos te importa un pimiento si él saca la mano a pasear, si atiza con la mano, con la regla o con la fusta, si la amordaza o si la esposa, lo que te tiene en vilo (o por lo menos a mí) es saber la vida y milagros de Grey, el porqué de su inclinación, sus miedos, sus defectos, su pasado, su iniciación al juego duro, sus sueños... todo, porque de Ana no nos atrae prácticamente nada, pues no esconde mucho y su vida ha sido más o menos estandar (muy bueno lo del informe que él encarga a sus subordinados cuando la conoce)

Cada libro aborda una fase de la relación, que si bien no es larga en el tiempo, sí describe todos los detalles (a veces se repite pues veremos demasiados despertares  tontorrones juntos o cómo discuten casi siempre por la obsesión de él y la respuesta de ella)
Hay que tener en cuenta que se trata al fin y al cabo de dos veinteañeros, es decir, todavía les falta madurar un poquito, eso visto desde la perspectiva de quienes tenemos taitantos, de ahí que se armen buenas peloteras cuando se enfrentan, aunque me parece que ella sabe llevarse mejor el gato al agua, pues el obseso del control es al fin y al cabo el verdadero sumiso de la historia, en el fondo creo que necesita "mano dura" y de ahí que por primera vez acceda a varias cosas que antes no permitía a sus sumisas por contrato.

Para qué lo vamos a negar, otro punto fuerte de las novelas es conocer en detalle qué ha aprendido Grey en su cuarto de juegos, primero con la señora Robinson como sumiso (así la llama Ana, supongo que haciendo referencia a la peli del graduado) y después con las chicas a las que "contrataba" y claro, Ana al principio se asusta, básicamente porque no lo entiende, cosa que le pasa a mucha gente, o por lo que nos han metido en la cabeza sobre lo que está bien o está mal (de ahí que vengan muy bien las explicaciones del psiquiatra, menos mal que Flynn es bastante moderado y abierto)
Y de vez en cuando a él se le escapa algún que otro ramalazo BDSM y ella, que al principio niega lo evidente, poco a poco va pidiendo más, hasta incluso provocarle y tentarle para que él saque de una vez la mano a pasear.
Las escenas hot (es decir el FCF) es abundante, elegante e imaginativo (no al principio) está claro que él sabe lo que se hace. Resulta incluso más divertido cuando se lo explica que cuando lo lleva a cabo, evitando así interminables descripciones, el diálogo entre los dos hace más fluída la lectura.
Únicamente se echa de menos los pensamientos de él, poco o nada podemos deducir de lo que siente por las expresiones que ella describe (todo el día con los ojos grises turbios) o de sus palabras.
Sólo tenemos la suerte de vislumbrar un poquito cómo es Grey a través de los mails que se envían, si les prestas atención, se extrae bastante información sobre su forma de pensar, a la par que resultan divertidos. Especialmente al principio, cuando él no "pilla" el sentido del humor de Ana e interpreta sus palabras al pie de la letra.
Otro de los puntos fuertes es el contrato, Oh, qué bueno,  la parte contratante de la primera parte... Plasmar en un papel, punto por punto, las especificaciones sexuales que se pueden o no llevar a cabo, tratado como si fuera un mero acuerdo de negocios. Que en el fondo lo es ya que él va a proporcionar a la sumisa todo lo necesario para vivir.
A veces resultaba un poco cansino tanta ostentación de la riqueza, todo el santo día apabullando a la chica con el dinero, con regalos extra caros, ropa de precios prohibitivos, coche de "empresa" ... ese tema aburría pues ya ha quedado claro que el chico el asquerosamente multimillonario y que ella tiene lo justo para vivir.
Para que no todo sea pelea-polvo de reconcialiación-pelea-polvo pervertido-pelea-polvo vainilla-pelea-polvo en lugares públicos-pelea hay una serie de circunstancias, como por ejemplo el jefe de ella, un tipo bastante cabrón, pero que podía haberlo sido mucho más, por eso de darle caña al asunto. Porque a veces tantos detalles íntimos, incluyendo la luna de miel, pues cansan.
También están las familias de ambos, los amigos y por lo visto toda la larga fila de pretendientes que tiene Ana sin saberlo y que a él le ponen celoso.
Aquí hay que hacer un inciso sobre lo celos y comportamiento dominante y controlador de Grey ya que puede chocar directamente con cualquier pensamiento mínimamente feminista actual. A veces sus obsesión por protegerla y controlarla resulta conflictivo, pues eso de llamarla permanentemente, tener que dar cuenta de sus movimientos y explicar con quién habla pueden interpretarse como un síntoma de maltrato psicológico. ¿Cuántas veces oímos hablar a mujeres maltratadas que explican eso mismo como primer paso para subyugarlas y anularlas como persona?
Pero creo que la autora se ha cubierto las espaldas, suavizando la situación ya que él organiza encuentros con su familia, su amiga, pero siempre bajo su supervisión, cuando él puede acompañarla y eso... resulta un pelín sospechoso.
Creo que me estoy metiendo en un jardín lleno de cardos y espinas, pero es que a veces es para darle a Grey con la mano abierta, vale que haya amenazas, pero que Ana es mayor de edad y sabe cuidarse sola, cosa que demuestra.
A veces tanta duda de si me quieres, de si me vas a abandonar... él está obsesiado por si ella le abandona y Ana tiene un miedo atroz a no poder satisfacerle y que busque fuera de casa a otra mujer con la que llevar a cabo su estilo de vida sexual. De ahí que se pasen todo el tiempo recordándose mutuamente lo mucho que se quieren y prometiéndose que nunca se separaran. (un pelín cursis, los dos)
Cuando parece que ya no hay amenazas externas, surgen las internas, ella se ha descuidado y se queda embarazada, Claro que él es tan responsable como ella, pero no lo asume y de nuevo surgen los problemas, las dudas, los miedos, las inseguridades y ella tiene que agarrar el toro por los cuernos, pero cuando lo hace otra vez aparecen las amenazas y él, menos mal, sabe estar a la altura de las circunstancias (pese que al principio no dé esa impresión)

¿Y no hay unas cuantas escenas calcadas de taquillazos del cine romántico?
El vuelo en planeador (si habéis visto el secreto de Thomas Crown no os resultará nuevo)
El polvete pianístico (Pretty Woman)
Y hay más, pero si voy y lo casco a quienes aún no hayan leído la trilogía (alguien tiene que quedar por ahí) les destripo la sorpresa.
Me he quedado con ganas de saber un poco más de la vida de Taylor, el hombre que hace todos los recados para Grey sin rechistar y su lio con la señora Jones, el ama de llaves.
También cómo acaban Elliot y Kate, porque ambos, por lo que cuentan tanto Grey como Ana, son dos buenas piezas.
Y así, página tras página, hemos llegado al final del tercer volumen y a lo que creo que es un acierto total: las escenas de la entrevista y la ferretería contadas por Christian.